Calles vivas 2.

En ese lugar que mueren mis sueños,
Ella es el vil dueño de mi voluntad,                              
llevándome  adonde yo tal vez no quiera,                       
dándole confianza a mi humanidad

Hoy abrazo aquello que ayer, detestaba,                       
buscando emociones fuera de la mar,                                         
confundiendo todo lo que me rodea,                           
me alejo excitado de la realidad.   
 
Sequedad de boca, pulso acelerado,                             
pies descalzos y fríos piden, mendigar,                                  
con unas monedas golpeando el bolsillo,                     
ya no siento el frío, brilla mi mirar.
 
Se entristece el alma y se alegra el cuerpo,                         
le inyecto el aliento para continuar,                  
buscando aquel mango que alivie mis sueños,                       
paso de mendigo a temperamental.
 
Pero el hambre pesa sobre mis espaldas,                           
me duele el silencio que hay, en los demás                                
y la indiferencia aumenta mis fuerzas,                       
para ansiar aquello, que no me brindas.

Me oculto en las sombras de la oscura noche,                          
la luna me sirve para ver, aún más,                   
todo eso que ocultas bajo siete llaves,                          
queda a tu vida más, impunidad.
   
Sequedad de boca, pulso acelerado,                             
pies descalzos y fríos piden, mendigar,                                  
con unas monedas golpeando el bolsillo,                     
ya no siento el frío brilla, mi mirar.
  
Pones la confianza en cosas inertes,                                 
 hablas de la gente con vulgaridad,                                         
te asusta el futuro que es negro y sombrío,                           
tu, no tienes frio si, inseguridad .
 
Pero la fomentas  levantando muros,                              
izando fronteras de hierro y metal,                           
para protegerte en todo momento,                          
de lo eso que te inquieta y te hace mal.
                           
Vives como un tigre de circo, enjaulado,                            
a cuatro paredes llamas ¡libertad!                                 
esa que no encuentras afuera en las calles,                                 
en ellas, yo vivo, son ¡mí propiedad!

Sequedad de boca, pulso acelerado,                             
pies descalzos y fríos piden, mendigar,                                  
con unas monedas golpeando el bolsillo,                     
ya no sufro el frío, brilla mi mirar.

28/11/2013

www.sercan455.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s