Niño de la calle.


De estrenar disfraces y de vestir santos,

la vida está hecha, de alegrías y llantos.
Porque en un placar guardas los recuerdos 
y en otro demuestras tu lado, más tierno.
 
Y así transcurren, todos, tus momentos, 
pasas de ser diablo, a angelito eterno.
Cambias tu disfraz volviéndote bueno,
pero la equidad te transforma en yerro.
 
Se cae tu velo devela quien sos,
el mundo se entera de lo que hay en vos.
Que puede gustar, o tal vez, ya no,
pero a todos algo, de ti, les quedó.
 
Pero continúas ocultándote,
esa es la manera de sobrevivir…
Algunos te odian, otros te maldicen,
muchos provocaron, en ti, cicatrices. 
 
Pero solo tú sabes lo que hay,
en tus sentimientos, en tu corazón.
Por eso te ocultas con vagos disfraces,
para que no dañen  tu mundo interior.
 
Corazón de piedra cuerpo, de latón, 
sufres en tu alma lo que nadie vio.
Sufres desamparo,  sufres desamor,
sufres los abusos de un ser mayor.
 
Cargas tempestades que arrasaron todo,
dejando desiertos y charcos de lodo,
llevas en tu piel, con mucho pesar,
lo que hoy el mundo no quiere mirar.
 
Por eso es que vives ocultándote,
entre tus disfraces de aquel, que te ve.
Corazón de piedra cuerpo, de latón,
te hemos transformado en todo, eso hoy.
                           30/10/2015
http://www.sercan455.wordpress.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s