Enseñanzas.

La vida me ha enseñado a disfrutar, los momentos,                                
de dolor, felicidad,  aún aquellos que no entiendo,                                               
porque a todo lo malo siempre algo bueno, le encuentro.                                       
Lo mismo que en lo bueno, algo me tiñe el festejo.
 
También he aprendido de las etapas vividas,                       
que aun siendo diferentes, han aportado a mi vida,                                      
han  tenido un para qué, que disfruté plenamente,                                  
sus sabores y dobleces,  los grabé eternamente.                                                                 
 
Pero  también descubrí, que mi peor  enemigo                            
soy yo mismo y mis sentidos  que agudizan, lo vivido,                       
muchas veces limitándome y  obstruyéndome el andar,                                
haciéndome equivocar, casi siempre, para mal.
 
La vida me ha enseñado que al momento de educar,            
normalmente las palabras, nunca,  encuentran  su lugar,                                      
pero sí con el ejemplo, eso, se puede lograr,                                   
es como poner al fuego el hierro, que has de forjar.
 

Que una cálida sonrisa, abre más fácil las puertas                           
y  un entrecejo fruncido cierra aquellas, entreabiertas,                          
como así una caricia, o  un fiel abrazo expresa,                             
mucho más que mil palabras, que digamos, con franqueza.
 
Que cosechas lo que siembras a lo largo de tu vida                                      
y es más fácil perder todo si el egoísmo, te guía.                         
Porque puertas que cerras, se hace imposible el abrirlas,                      
es duro el volver atrás si la  soberbia en ti anida.
 
También me ha demostrado que puede un fiel amigo,                           
ser igual a un hermano, que la vida has compartido,                        
que los sueños y los gustos en la vida van cambiando
y  te empiezas a morir si no sigues, proyectando.
 
La vida me  ha enseñado a reír, aún llorando,                           
porque de nada me sirve mostrar que me están matando,                       
no es que uno sea altanero, mucho menos, imprudente,                          
simplemente se prefiere no mostrar lo que se siente,
 
Por sobre todo aprendí, en los años transcurridos,                              
que el amor supera todo y disfrutas, lo obtenido,                                                       
pero lo más importante, te lo da gratis la vida,                               
porque una buena familia depende, de tu osadía!
                        29/08/2015
       http://www.sercan455.wordpress.com

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s