Amor – Odio. (N° 112)

Siento el pecho henchido de buscar quimeras,
no encontrando alguna que valga la pena,
pero descubrí, que puede la espera,
cerrar las heridas de otras primaveras.
Llegando en casos  a cruzar la acera,
pasando de amor, a odio, que ciega.
Es sutil la línea que define a ambos,
si el amor se rompe, entra el desencanto,
lo sigue la angustia, el llanto, el despecho, 
el odio comienza, como fiel derecho.
Y el amor termina como no nació, 
siendo un sentimiento, que nunca llegó.
Ese que no pudo superar las crisis,
porque el egoísmo, pronto, lo asfixió
y aquello que hubiese brillado un momento,
encuentra solo odio y más, resentimiento.
                                 12/02/2016
    http://www.sercan455.wordpress.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s