Un nuevo sol. (N° 130)

Caen las agujas, casi, derrotadas,
las horas marcadas expresan dolor,
la ansiedad destila sus gotas más finas
y una puerta angosta, sella mi visión.
 
Silencio de osario, todo, lo invade,
sólo un llanto ahogado la noche quebró,
se entornan las fauces de tu cuerpo joven
y ofrece tu vientre, ahora, su interior. 
 
Se entreabre la puerta, aquella que impide, 
a mi visión ver, la  otra verdad,
sale la enfermera que me felicita,
has logrado en la vida, poder ¡ser papá!
 
Vuelven las arterías, a templar su pulso, 
ya no fluye en ellas, un caudal voraz
y cuando te veo, mis retinas quedan,
empapadas, tiesas, con la realidad.
 
A nacido el fruto, que tanto anhelamos,
que hace que la vida, debamos valorar, 
ocupará espacios, que habíamos ganado,
pero ya no importa, porque… lo amas.
                       04/05/2016
www.sercan455.wordpress.com

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s