Temida vejez.(N° 133)

Cuando veas en vida que ya no soportas,
aquellas heridas de los que hoy están.
Cuando veas que es hora de no molestar,
porque a nadie importa, ya, tu bienestar.
Pídele a Dios proteja y asista,
llevando muy lejos, tú peregrinar.
Que te ayude a ver, el bosque, no el árbol,
el que hoy no contemplas porque ya no está,
que te agrande más aquel horizonte,
con nuevos paisajes que has de disfrutar,
que te eleve como, hoja que el viento,
la lleva un momento, cargada en su andar,
allí donde otros, te amen, te valoren,
sepan a tu entrega, querer y apreciar.
Porque tú no eres como un trapo viejo,
que luego de usarlo puedes… descartar.
Porque eres útil para otros que te aprecien,
más por lo que vales, que lo que entregas.
Y aunque tengas muchos, años, o no tantos,
no importa ya tanto, eso, qué más ¡da!,
porque has dado todo, hasta lo imposible
y es inadmisible, que hoy debas, marchar.
08/11/2015
http://www.sercan455.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s