¡Demasiado tarde! (N° 166)

Cuando fuiste mía… no supe cuidarte,
jugué con tu amor con desinterés,
buceando en cuerpos de otras mujeres,
busqué mil placeres con suma avidez.
Y cuando partiste… mordí mis palabras,
me venció el orgullo de no claudicar,
me ganó la bronca que arrebata sueños,
cuando la soberbia es temperamental.
Te deje partir, huir… de mi vida,
eras quién traía, empatía, amor…
Eras la que ungías cada nuevo día,
con palabras dulces, besos de perdón.
Caprichos de niño vestían mis días,
enfado, apatía, siempre… mal humor,
fueron transformando lo que en mí había,
talando de a golpes nuestro gran amor.
Por eso marchaste, pues no soportaste
el maltrato infame que te hacia yo,
por no censurar mi absurdo machismo,
caí en el averno que encerrado estoy.
Y hoy que te valoro, no estás a mi lado,
no puedo expresarte mi gran desazón,
no puedo decirte ¡Me he equivocado!
ni hallarle consuelo, a mi… ¡Corazón!
06/09/2016
http://www.sercan455.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s