El Loco (N° 304)

Le decían el loco, ¿tal vez?… por su manera
de enfrentar la vida, sin que nadie viera,
por amar a todos, por buscar justicia
y entregar su sangre, sin pausa, de prisa.
Le decían loco… ¡siempre a sus espaldas!
y aunque lo sabía no perdía su calma,
no perdía su risa, ni su compostura,
fiel era a sí mismo, hasta en su locura.
La que lo llevaba a donarse en vida,
aliviar las cargas de los que quería…
siendo su pasión … amar sin medida
y sin retaceo luchar por la vida
Le decían loco… y aunque no lo era,
su mayor locura… era él ¡cómo era!
simple transparente, humilde y sencillo,
perdonaba ofensas, su cara era brillo,
para los que el mundo… había vencido,
entregaba luz y también castillos,
hechos de autoestima, amor y empatía,
huellas el dejaba… donde nada había
Y un día partió, dejando un legado,
que el amor es fiel, cuando es donado,
que todo lo puede… ¡aún si se ha expirado!
derriba fronteras que el hombre a creado.
Mt 13, 57-58                               18/04/2018
http://www.sercan455.wordpress.com

Ama y has lo que quieras, así de fácil es la receta… ¡pero ama a todos! Aún aquellos que te ofenden, devuelve bien por mal, es la única forma de cambiar un mundo enfermo, de sanar heridas, de derribar fronteras.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s