¡Nos debemos una charla! (N° 327)

¡Nos debemos una charla! escuché que me decías,
ya no habiendo expectativas y sí mucho por cambiar,
la vida me había enseñado que aunque me resistiera,
tu encontrarías la manera, de aproximarte aún más.
¡Nos debemos una charla! susurrándome insististe
y en silencio te quedaste para que empezara hablar,
por dentro reviví el mal que al marcharme tu sentiste,
pero nada reprochaste ¡y me volviste a llamar!
Y a pesar que fueron muchos los años de desencuentros,
se bien lo que sientes dentro, o lo puedo imaginar,
el mal de amor no se cura con promesas incumplidas,
aunque todo en esta vida algún día has de pagar.
No supe cómo empezar a relatarte mi historia,
ni explicarte con detalles qué ¡de ti! me hizo alejar,
no la pasaba tan mal cuando algo compartíamos
y a pesar de lo vivido, otro amor ¡me fui a buscar!
Me atrajo lo material, las pasiones y los vicios,
los placeres de la carne imposibles de evitar,
siempre fue débil mi andar si de polleras se trata,
y me obnubiló el poder hasta hacerme subyugar.
Fue el egoísmo pintando mis días con muchos grises,
¡fueron tantos los matices! que no te puedo engañar,
me atrajo el bienestar, lo mundano de la vida,
ya ni el corazón pedía ¡que te volviera a buscar!
Pero hoy te volví a escuchar como al rio entre las piedras,
que mientras las acaricia, algo se lleva en su andar,
te escuché susurrar, suavemente en mi oído,
dale a tu vida sentido ¡que yo!, haré lo demás.
Nos debemos una charla… aun sabiendo qué precisas,
necesito me lo cuentes, para poderte ayudar,
necesito que me digas ¡qué me amas! ¡qué me quieres!
para que pueda hijo mío, volver en ti,  ¡a morar!.
                                                                               05/08/2018
http://www.sercan455.wordpress.com
Cuando analizo mi vida de Fe… llego a la conclusión de que los seres humanos nos comportamos ante Dios como eternos adolescentes, nos acercamos y alejamos de Él permanentemente por diferentes motivos y en algunos casos hasta nos enojamos. También soy consciente que el amplio espectro de tentaciones que el mundo nos ofrece más de una vez nos hace errar el camino. A pesar de todo incansablemente nos sigue llamando, como es mi caso hoy… ante una adoración eucarística pidiendo por la defensa de las dos vidas, sentí que me decía… “Nos debemos una charla”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s