Reconciliación… (N° 336)

Quiero volverte a besar… sentir tus labios,
descubrir en los resabios, que tu aroma sabe a amar,
poder gozar de tu piel aún cercana a la mía,
¡invitar la fantasía!… a nuestro lecho nupcial.
Resucitar al amor, hasta que perezca el frio,
siendo tu cuerpo el abrigo, forjador de mí soñar…
quiero el tiempo recobrar, aunque acechen ya los años,
quiero revivir a diario, el poderte contemplar…
Que las noches sean eternas… de alegrías compartidas,
regando insaciables días, de pasión por disfrutar,
que contemplemos la vida con la misma expectativa,
de adolescentes que juntos… comienzan a caminar.
Que un suspiro sea vida, esa que llevamos dentro,
una flor sea el aliento de un amor por recobrar,
un beso traiga la mar… hasta apaciguar los cuerpos,
del fervor que bulle dentro y nos llega a incinerar…
Quiero verte soslayar la tentación al cansancio,
sea la cama un desparpajo de sabanas que aprestar
y entre la noche y el alba ver colmar expectativas,
de dos seres que desean… sentimientos ¡expresar!.
                                                                          06/09/2018
http://www.sercan455.wordpress.com
Cuando las crisis de la pareja son superadas, el reencuentro con el otro es el signo de que todo está bien, que ya la tormenta pasó, que se sigue peleando juntos, es signo de… “te deseo”, ¡sigamos!, ¡aún te amo!, ¡sigues siendo lo más importante para mí!.

9 comentarios en “Reconciliación… (N° 336)”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s