Apasionada… (N° 360)

¿Cuándo despertaste mi pasión dormida?
esa que el amor siempre me ocultó,
esa que la vida la lleva escondida
y florece sólo, en alguna ocasión.
Me dejé llevar por tus suaves besos,
no pudo mi instinto acallar la pasión,
sucumbiendo casi clandestinamente…
a besos que ardientes ¡robaron mi ardor!
Cual gotas de almíbar, se quemó mi cuerpo,
incendió a su paso todo lo que halló,
revivió aquello que estaba apagado,
dejé hasta de lado mi reputación.
Sutiles caricias desde lo profundo,
lentas avanzaron con cálido… ¡calor!,
cubrieron despacio toda mi llanura,
monte, valles, cimas, sensibles de amor.
Sofocando fueron casi intermitente,
profundos latidos ¡la respiración!,
al llegar el clímax ¡me faltó el aire!,
cuando te adentraste, en mí, con pasión.
Y el gemir se hizo, casi, incontenible…
cuerpos tan sensibles, solos ¡tú y yo!
un abrazo eterno selló nuestros besos
y pudiendo el exceso… saciar la pasión.
                                           05/11/2018
http://www.sercan455.wordpress.com
La delgada línea que unen la pasión, el amor y el deseo… la delgada línea que en muchas ocasiones, se transita equivocadamente, confundiendo los sentimientos, dañando en lo más profundo aquellos que se entregan en cuerpo y alma, a los que no saben discernir entre, amor, pasión y deseo.
         ¿Qué te mueve al momento de la entrega?… la pasión, el deseo o el amor

4 comentarios en “Apasionada… (N° 360)”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s