Abrazos… (N° 398)

Fundirse para siempre en un eterno abrazo,
que despeje zozobras que hacen claudicar,
que reviva los días de antiguas lozanías,
devolviendo la vida, a lo que hoy muerto está.
Que sea un fiel abrazo, quien tulle nuestros huesos,
¡disfrutar del proceso! que brinda el estrujón,
de abrigar a la carne, tan trémula de afectos,
y un fuerte e intenso abrazo ¡nos reviva ese don!
Que barra los desiertos, desagote los mares
llevándose los males de inmensa ingratitud,
retornando la paz, amor y hasta premura,
de que sea la cordura quien entregue su luz.
Un simple y férreo abrazo… ¡pero de cuerpo y alma!,
retornará la calma, renacerá el perdón,
nos dará la certeza de que nada hay en la vida,
¡que no pueda un abrazo! cuando es de corazón.
                                                               22/03/2019
http://www.sercan455.wordpress.com
Tan simple como un fuerte abrazo, que lo sientan hasta los huesos, para acabar una disputa, para demostrarle al otro nuestros afectos, para acompañar diciendo acá estoy.
            ¿Has recibido alguna vez un abrazo de esos que te alegran el día?

2 comentarios en “Abrazos… (N° 398)”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s