¡No me pidas!… (N° 409)

¡No me pidas que te bese si no puedes!
¡sin piedad¡ besarme tú en la boca,
si el solo roce de tus labios mordidos,
¡despierta en mí!  pasiones si los tocan.
Encienden fuego, engendran tempestades,
airosos, pasionales, llenos de vida actúan,
y debocados buscando guarecerse,
se arraigan a mi cuerpo, deseosos de ternura .
¡No me pidas besarte si no puedes!…
como ola entre arrecifes, ¡desatar tu bravura!
hasta quebrarte en mis acantilados…
y que despoje tu vientre ¡allí! su suave espuma.
¡No me pidas que te bese sino puedes!…
de un solo beso mostrarme tu premura,
de reencontrarnos ardientes, pasionales,
calmando tempestades que rayan la locura.
Tibios momentos, de amor que se sofocan,
cuando tu dulce boca, se adormece en la mía
y se desprenden nuestros cuerpos ardidos,
de caricias y mimos ¡que subliman la vida!.
                                                        08/05/2019
http://www.sercan455.wordpress.com
Un beso… tan solo un beso… puede llevar implícito en su entrega, todo aquello que sentimos, que deseamos, que ansiamos, que nos conmueve. Por el contrario, un beso esquivo, apresurado, desganado, “obligado”, transmite frialdad, desazón, desinterés…
        Cuando besas… ¿lo haces con la pasión que amerita la situación?

4 comentarios en “¡No me pidas!… (N° 409)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s