El amor es luz (N° 436)

No me busques en las sombras, por la oscuridad vencida,
ni en los gélidos paisajes, donde se ha muerto la vida
búscame donde la luz, se proyecta, te cautiva,
y el corazón entre abrazos te entrega mí sinfonía.
No me vengas a buscar, cuando arremeta la parca,
ni me ciñas a tus llantos aunque halles desesperanza,
recógeme, cual migajas, día a tras día con templanza,
disfrutando de esta vida ¡que el mañana… es esperanza!.
No te aferres a las horas por la oscuridad roída,
ni busques entre las sombras hallar un halo de vida,
busca la luz que da gozo ¡busca la luz, ella es vida!
y la muerte solo un paso, no un final, ni despedida
Búscame dónde el amor se descalza sin fatiga
bailando va, sin fronteras, rebosante de alegría
dónde goza plenitud e irradia su empatía
dónde ya no teme a nada, pues ha donado ¡su vida!
                                                   03/09/2019
http://www.sercan455.worpress.com
El verdadero amor, el que no teme a los años, ni al paso del tiempo. El que se dona y se entrega de por vida y no le teme a la muerte, porque tiene la certeza que en algún lugar, ha de volver a reencontrarse con el ser amado.
¿Te descalzas al momento de amar, para entrar en el otro sin dañarlo?

5 comentarios en “El amor es luz (N° 436)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s