Mi vida siendo linyera. (N° 449)

Me llaman, croto, mendigo, borracho y hasta linyera,
porque es esa mi fiel manera de la vida enfrentar,
no me importa en qué lugar pongo a descansar mi cuerpo,
si estoy sucio, el mal aliento, o me miran al pasar.
La lluvia lava mi ropa y hasta los huesos me cala,
disparan, como bengalas, quienes se han de acercar,
cuando el sol, su calcinar, mi sopor eleva al cielo,
ni el olfato más austero, creo lo pueda tolerar.
Parezco errático, ido y hasta a veces delirante,
aunque soy la voz cantante en noches de soledad,
un grito aquí, otro allá y una botella vacía,
se me hace cruel está vida si no me puedo escapar.
¡Pero cuando está repleta! soy quien gana la pelea,
por más rebeldes que sean no me van amedrentar,
sorbo a sorbo he de pelear hasta quedarme dormido,
si hasta me olvido del frío, cuando ella me ha de besar.
Vivo siempre de prestado, es el sol mi poncho amigo,
me resguarda, me da abrigo, cuando empieza a calentar,
soy feliz cuando él está, con poco me basta y sobra,
una botella es alondra y dos son ¡felicidad!
Y la vida no me importa, ni la mía, ni la ajena,
lleva mi alma esa gran pena que no pude superar,
sabe el alcohol de mis cuitas, mis batallas, mis heridas,
para qué quiero está vida, si lo que amé ya no está.
                                                                               13/11/2019
http://www.sercan455.wordpress.com
Tarea taller literario, como sería mi vida si fuese un linyera.

2 comentarios en “Mi vida siendo linyera. (N° 449)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s