Te pido que hablemos. (N° 458)

Te pido que hablemos, callemos los miedos,
que dialoguemos sin nada esperar,
solo el descubrir que juntos podemos,
cual viejos amigos, sentarnos a charlar.
Te pido que hablemos, que digamos todo,
lo que nos sucede, que nos hizo mal,
lo que dañó el alma, matando recuerdos,
que por desacuerdos ya no existen más.
Y nos permitamos abrir la mochila,
de causas perdidas, por desigualdad,
botando de cuajo escarnios sufridos,
por más que nos duela, con sinceridad.
Limpiarnos heridas con gran empatía,
buscar la manera de al otro abordar
y reconstruirnos desde las cimientes,
limpios, transparentes, con paz y bondad.
Volver a encontrarnos ¡ya! de lo profundo,
perdonando ofensas para comenzar,
a caminar juntos y sin lastimarnos
y al fin reencontrarnos, sin mirar atrás.
                                            07/01/2020
http://www.sercan455.wordpress.com
Cuando la indiferencia entra en la pareja, por los motivos que sea, la burla, el desinterés, la ofensa, el maltrato, se vuelve algo común. Se cierran puertas que cuanto más tiempo pase, más difíciles son de abrir.
Solamente un dialogó sincero, sin egos, con empatía y en busca de una solución por ambas partes, puede llegar a restablecer la relación y poder volver a retomar el camino perdido.

¿Te descalzas los pies al momento de dialogar con el otro para entrar en el sin cerrar puertas?

9 comentarios en “Te pido que hablemos. (N° 458)”

  1. El silencio se ha comido las palabras,
    o se han caído por el balcón, no sé,
    no hay conversaciones al despertar
    ni siquiera al llegar de trabajar,
    ya el silencio se ha instalado en esta casa
    y no sé cómo lo puedo desterrar.

    Es difícil recuperar un diálogo roto, muy difícil, hay que tener muchas ganas y sobre todo que sigaan existiendo rescoldos de un fuego casi apagado para poder reavivarlo.
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Así es querida Estrella, bien dices que es muy difícil recuperar el dialogo cuando se ha perdido, pero no es imposible si hay voluntad de ambos lados. Con mi esposa pertenecemos al Movimiento Familiar Cristiano. (movimiento de iglesia católica) Durante diez años fuimos los coordinadores del servicio de encuentros conyugales. (uno de los tantos que presta el MFC) Y hemos visto cientos de parejas con diferentes tipos de problemas y lamentablemente la falta de diálogo es una de la que más la daña. Pero también es cierto que si hay voluntad de ambos, con ayuda ( terapia de pareja, un encuentro conyugal, etc, etc ) la situación se puede revertir. En todas ellas no te van a dar la solución, sí las herramientas para lograrlo. Y con respecto a los rescoldos, recuerdo que cuando realizábamos los encuentros, en el servicio usábamos un cartel que decía ” Creía que mí hogar estaba apagado, revolví las cenizas y me quemé las manos” Gracias por tu aporte y nos seguimos leyendo. Abrazos

      Le gusta a 2 personas

    1. Sí. Considero que la perdida del diálogo se debe a distintos factores ( la crianza de los hijos, horarios de trabajos distintos, desinterés, falta de amor, otras prioridades personales y a veces no se dialoga porque no es tan importante lo que se tiene por decir, etc, etc ) En todos los casos si hay interés de ambos lados, si aún hay amor, lo más importante es volver a noviar, darse un tiempo para el “nosotros” , comentar las pequeñas cosas, diarias, rutinarias, mundanas, que nos permitirán tener un dialogo fluido, para cuando llegué el momento del gran dialogo no sea un inalcanzable. Gracias por comentar abrazos y buen sábado

      Me gusta

  2. ¿Por qué nos quedamos tan callados? No se habla, no se dialoga cuando a veces ni tan siquiera es necesario usar la palabra, solo actuar que es otra forma de comunicarnos. ¿Habéis hablado con la mirada? Yo lo hago muy a menudo y obtengo respuestas, solo es necesario escuchar y jamás mirar para otro lado aunque a veces no te guste lo que te dicen. Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Sí, sí, el dialogo no verbal forma parte del diálogo. y es tan importante como el otro, bien dices, las miradas, las caricias, los silencios, los gestos, enriquecen la relación y ayudan a mejorarla. hay situaciones en que un abrazo, un buen abrazo, vale más que mil palabras. Gracias por dejar tu experiencia. Abrazos

      Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s