Síntomas de claustrofobia. (N° 472)

Entre pandemia y encierro,
van transcurriendo los días,
como un sueño, una utopía,
¿que un día habrá de acabar?
Se hacen eternas las horas,
la información me atosiga,
la muerte es orden del día,
premura en mí soledad.
Los primeros días mí mente
y el cuerpo en sintonía,
disfrutan de la pachorra,
que da el ocio, el bienestar.
Pero anclada la rutina,
el encierro se encamina,
de paranoia asumida
a tortura demencial.
Viendo suicidar las horas,
en redes que se transforman,
en expiación que retorna,
algo de la vida social.
Y se acalambran los dedos,
del intenso whatssapeo,
y videos que colapsan,
la memoria celular
¿Cuánto durará el encierro?
¿Cuánto más quedaré adentro?
y de mi precioso tiempo
¿Cuánto he de desperdiciar?
Solo Dios sabe la hora,
que disfrutaré una aurora,
esas que siempre estuvieron
y no supe valorar.
                                   31/03/2020
http://www.sercan455.wordpress.com
La libertad, nuestra libertad. Normalmente no dimensionamos lo que significa poder disfrutar a gusto y placer de nuestro tiempo. Poder ir y venir sin preocupación, sin miedos, sin tener que dar explicaciones. No valoramos las pequeñas cosas de todos los días, como si fuesen una obligación que estén ahí. Caminamos de prisa, comemos de prisa, dormimos de prisa, dialogamos de prisa… vivimos corriendo detrás de un qué ¿y para qué? Ojalá todo lo vivido en estos meses, días, horas, nos ayude para que valoremos lo más importante, “que es el estar vivos”
¿Te has formulado algún compromiso de cambio en tu vida, para cuando termine la pandemia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s