Te alejaste. (N° 475)

Te adentraste a mi vida sin pedirme explicaciones,
me robaste emociones que nunca creí tener,
y despacio suavemente con caricias complacientes,
te adueñaste de mi mente, de mi cuerpo, de mi ser.
Desanclaste los temores que me impedían amarte,
despejaste con mil besos lo que me oponía a sentir
y en trasnochadas a oscuras cuando sutil me buscabas,
generosa te entregaba mis pechos sin resistir.
Los succionabas, tocabas, en tu boca se extasiaban,
deseosa de que me amaras de besos cubría tu piel
y cuando al fin concluías, relajado te dormías,
quedándome sometida de revivir el placer.
Y fui tu primer amor, gozaste entre mis brazos,
me ensañaste con abrazos que el amor puro es fiel,
que no existen tempestades que lo dañen o lo hieran,
pues siempre ha de ser la entrega lo que prime sobré él.
Hoy te alejas de mi lado, sonriente, enamorado,
en busca vas de los besos y abrazos de otra mujer,
se bien que la vida es esto, que he de seguir mí camino,
me alegra querido hijo ¡volando te quiero ver!
                                                                             04/04/2020
http://www.sercan455.wordpress.com
Cuando nuestros hijos se vuelven adultos y echan a volar, las primeras veces nos queda esa sensación de incertidumbre ¿de qué le pasará?, ¿por dónde andará? Con el tiempo vamos perdiendo el temor y descubrimos o nos damos cuenta, que pasamos de ser hangares a ser aeropuertos, donde nuestros hijos van y vienen y lo más importante es que encuentren la pista libre al momento que decidan aterrizar .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s