No encuentro consuelo. (N°495)

¿Dónde estaba yo?
Cuando tu despertar a mujer corría por tus venas
y tu sonrisa ingenua, atrapaba miradas.
Cuando tu tersa piel aún virgen de caricias,
afónica quedaba pidiendo que la amasen.
Y no había rubor, ni labial que opacase,
la fresca primavera que tu cuerpo exhibía
y el brillo de tus ojos irradiaba la dicha
¡de estar llena de vida que a tu sangre bullía!
Tu pelo suelto al viento,
gozaba libertad, de la premura al encuentro
y con tus finas manos improvisando un gesto,
volvías a contenerlo atrapando el momento.
Cuando contando estrellas al pie de tu ventana,
hasta la luna llena por ti se sonrojaba
y al despuntar el alba el sol te poseía,
sazonando destellos de envidia contenida.
Hoy que todo pasó,
en otros brazos reposa tu cintura
y me pregunto ¿a dónde estaba yo?
¿a qué otros mares miraba con ternura?
sin ver que despertaba en mí estos sentimientos,
en ese entonces, tu jovial figura.
                                                                       Sercan 06/07/2020
ww.sercan455.wordpress.com
Tarea: taller literario.
Consigna: “¿Dónde estaba…?”

6 comentarios en “No encuentro consuelo. (N°495)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s