Desigualdad. (N° 497)

Soy invisible a la vista de todo aquel que transita,
y le peleo a la vida ¡combate injusto y feroz!
soy el feto no abortado, soy el paria no deseado,
o fruto de algún pecado… ¡no el que su madre deseo!
Muchos opinan a qué, ha este mundo me han traído,
¿para que muera de frío, de hambre, de iniquidad?
o a pedirles con piedad, que con mi cruz colaboren
que al avaro le carcome tintes de solidaridad.
Desfloran con su cinismo y acallan sus conciencias,
con migajas que entre burlas van esparciendo al andar,
mis pies descalzos y fríos son un testimonio vivo,
que pobreza, ¡no es castigo! sí lo es la desigualdad.
Pero impune su maldad, junto a su férreo egoísmo,
se idolatran ellos mismos vestidos de caridad ,
se roban lo que es ajeno dándosela de señores,
tumbas blanqueadas que imponen, ¡injusta mediocridad!
                                                                                  10/07/2020
http://www.sercan455.wordpress.com
Los niños de la calle. Los más desprotegidos. Los invisibles a los ojos de millones. Los sin futuro. Los condenados a sobrevivir, a mendigar, a extender permanentemente la mano en busca de una limosna que alivie el sustento diario. Los más vulnerables ante los gobiernos de turno, que los utilizan.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s