Descarrió. (N°505)

No me basta mi amor para desearte,

beber furtivo tu elixir en mi copa,

ni  es consuelo extasiarme en otros labios,

si  tu interior profuso me provoca.

Y cual penacho de ave lisonjera,

grácil te mueves como odalisca en brumas,

danzando al aire derrochas tu lujuria,

que mil deseos me incita el ver tus curvas.

Un sorbo basta para desempolvar las penas,

cual marioneta que a sus hilos le agitan

busco alejarme de ti y me encadenas

subyugas mis sentidos, me juzgas y condenas. 

Y huyes a otras bocas, te posas e intimas,

de tu lujuria beben, hasta apagar su fuego,

y te les entregas sutil de mil maneras,

a todos ellos despuntando el deseo.

Y yo te observo embotado en mis pesares,

alejándote te veo adormecido en sueños,

he de encontrarte vivo en mi destierro,

tu esclavo sigo siendo, aún ya sin quererlo.

                                                   17/08/20

www.sercan455.wordpress.com

El vicio del alcohol, cuánta dependencia crea en aquellos que sucumben. En aquellos que lo toman como un escapismo. En aquellos que no se pueden liberar y han caído en sus redes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s