Tardes de seducción. N° 513)

Mis mejores tardes desnude contigo

y fue nuestro nido, lujuria, pasión

y fueron los besos próvidos destellos,

que la telaraña de amor atrapo.

Y fueron testigos las cuatro paredes,

cómplices guardaron toda la efusión,

trémulas callaron incansables horas,

donde la premura nunca gobernó.

Adonde el amor fue el agasajado,

con tibias caricias, besos, donación,

transformando tardes de pleno descanso,

en locas quimeras de juego y acción.

Mis mejores tardes las ligué a tu cuerpo.

quedé sin aliento, me hizo revivir,

sintiéndome brioso potro desbocado,

terminé  enlazado, manso, en tu redil.

                                         11/09/2020

www.sercan455.wordpress.com

La hora de la siesta. Para los que somos del interior, es la hora de hacer un parate para reponer fuerzas. Para compartir con quien está a nuestro lado. Para alimentar la pareja.

6 comentarios en “Tardes de seducción. N° 513)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s