Degustando al amor (N° 541)

Del amor… del amor lo viví todo,

me ha besado de mil modos y en ninguno lo encontré,

 en el lodo me enterré por buscarlo afablemente

descorchando ingenuamente los placeres que soñé.

Pero cuando me entregué y me doné por completo,

descubrí que era el secreto de lograr lo que añoré,

y aunque a veces le fallé el perdón puso su manto,

mezcla de dolor y llanto  ¡porque vil! lo traicione.

Y fue el caer de las horas quien selló viejas heridas,

como la lluvia mitiga el calor en el maizal,

desterrándose fue el mal, con amor, con empatía,

y alcanzamos la amnistía que aplacó al temporal.

Y creció… y creció como ese niño,

 o esa planta que uno cuida,

fue hichándose de vida cual globo, con fe y en paz

llegando a tocar el cielo, los sueños y los anhelos,

sutil fue opacando celos la confianza vivencial.

Y maduró con el tiempo  como aquella flor que espera

verse fruta en primavera que la va curtiendo el sol    

y aprendí que el amor si es compartido y vivido

perpetuarse “es el sentido” y no la mera pasión.

www.sercan455.wordpress.com

Los vericuetos del amor, sus idas y vueltas. Cuántas veces equivocamos el sendero, creemos que estamos yendo bien y luego de transitarlo durante algún tiempo, nos damos cuenta que nos equivocamos, que no es el amor que soñamos, o el que pretendíamos, que no nos conduce a ningún lado. Por error propio o del otro. Y descubrimos que el verdadero amor una de sus pilares más fuerte es la donación sin límites, sin condicionamientos, sin interés,  sin especulaciones de ningún tipo.

3 comentarios en “Degustando al amor (N° 541)”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s