Recuerdos (N°586)

 ¿En qué momento sucedió?

que el despertarme, temprano y alegre

para que el día no se hiciese fugaz,

cambió sus horas por la rutina de una oficina.

Que mis huesudas y maltratadas rodillas

que pantalones cortos delataban,  

se escondieron detrás de un pantalón largo.

Y la remera, deslucida por el sudor y sol,

 testimonio triunfal y palpitante de correrías,

  fue suplantada por un saco con corbata.

Que las fotos de los cumpleaños,

donde las caras llenas de traspiración

espejo de ingenuidad y picardía,

transmutaron en celebraciones

llenas de ostentación, e hipocresía,

en las que se compite cual desfile de moda.

¿En qué momento  sucedió?

que deje de sentir el vértigo de una hamaca

 al llegar más allá del límite,

 para recibir del aire

el suspiro que quitaba el aliento.

A ocupar el sillón en una oficina,

con aire acondicionado y una radio

que atenúa las agujas de un reloj,

 que cada día marcha más lento

O el sentarme a escuchar los pájaros cantar,

sobre el verde de las plazas

y  gastar la vida  en toboganes, calesitas, pasamanos,

hasta retrasar el último destello de sol.

¿En qué momento  sucedió?

Que el disfrutar de un trozo de pan

como si fuese el manjar más preciado,

fue remplazado por manjares que no se disfrutan

pero llenan vacíos.

Que dejamos de ir por las calles en bicicleta,

  pisando montañas de hojas secas,

a pisar atrincherados

detrás de encarnizados escritorios

al que está arriba, para ascender un puesto.

¿En qué momento sucedió?

Que deje de ser feliz, que perdí lo más valioso…

disfrutar la vida a pleno, con inocencia, humildad, sin egos.

www.sercan455.wordpress.com

El paso de la niñez a la adolescencia y de allí a la adultez. Muchas veces es imperceptible, pero con el tiempo, cuando comenzamos a vivir, a disfrutar y hasta padecer ser adultos. Nos invade esa nostalgia de volver a ser niños. Llenos de ingenuidad y credulidad.

4 comentarios en “Recuerdos (N°586)”

  1. Que el disfrutar de un trozo de pan

    como si fuese el manjar más preciado,

    fue remplazado por manjares que no se disfrutan

    pero llenan vacíos.

    Que dejamos de ir por las calles en bicicleta,

    pisando montañas de hojas secas,

    a pisar atrincherados

    detrás de encarnizados escritorios

    al que está arriba, para ascender un puesto.

    ¿En qué momento sucedió?

    Que deje de ser feliz, que perdí lo más valioso…

    disfrutar la vida a pleno, con inocencia, humildad, sin egos.

    ME HA ENCANTADO!!!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Ana.!!! A decir verdad, da un poco de nostalgia mirar hacia atrás y ver como el mundo, la sociedad, poco a poco nos lleva a ponernos una coraza para sobrevivir, para que no nos dañen, Perdiendo la humildad, la inocencia, llenándonos de egos. Abrazos

      Me gusta

  2. Pienso lo importante es no olvidar a ese niño que todos llevamos dentro y seguir disfrutando de el aunq no vaya con nuestra edad. Solo asi conseguiremos disfrutar un poco mas de a quel tiempo que solo nos trae nostalgia-
    Un gran abrazo y una feliz noche!,-Marina.•*¨🕊️

    Le gusta a 1 persona

    1. Así es querida amiga. Esto de seguir llevando un poco de ese niño dentro nos trae nostalgia y buenos recuerdos. También nos ayuda a tener otra mirada, la que no todo está perdido, dándonos esperanza. Abrazos que tengas un buen día

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s