Todo a su tiempo (N°622)

Ven despacio,

como quien camina

 a tientas en la oscuridad

por temor a llevarse

 algo por delante.

Ven despacio,

como luz que irrumpe

en la noche sin pedir permiso,

sigilosa, sin pausa, sin peros.

 Y cuando arribes…

respeta mis tiempos.

Que la vida es eso,

ver sangrar el pecho,

perdonar lo malo,

festejar lo bueno,

robar de los rostros

sonrisas a pleno,

Andar en penumbras,

o en cielos abiertos,

esperar la muerte

aunque ya estés muerto.

Porque si a la vida

la vives a pleno,

sobraran motivos

de seguir viviendo,

sobraran afectos

llenos de defectos,

que serán reales,

palpables, eternos.

Pero ven despacio…

¡muerte! “te lo ruego”

que aún sueño caminos,

¡llenos de senderos!

solo he recorrido

la mitad del trecho.

Y no fue por miedos

ni por falsos egos

¡y si el pulso tiembla!

son los desapegos,

que habré de enfrentar

si apuras mis tiempos.

        29/04/2022

www.sercan455.wordpress.com

Los tiempos, nuestros tiempos. El común de los humanos tenemos proyectos, sueños, objetivos por cumplir, algunos realizables, otros no. Ellos son los que nos mantienen vivos, los que nos llaman a permanecer en movimiento. Cuando tenemos más de la mitad de la vida recorrida pensamos: “con llegar a los… me conformo”. Pero cuando llegamos, sentimos que todavía no es el momento, que todavía nos queda camino por recorrer. A eso yo lo llamo “Honrar la vida”

11 comentarios en “Todo a su tiempo (N°622)”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s