¡Ese día! (N°642)

Llegará el momento,

 que sólo me quede

esperar que vengas a buscarme,

sin la ansiedad que me caracterizaba,

ni la intriga que a veces tenía.

Y cada despertar será un regalo,

un billete para gastar

en aquello que deseo,

 que me apasiona y mantiene vivo.

Llegará  ese día en que…

tenga tanto por contar,

por enseñar, por transmitir,

por legar…

pero no habrá

 quien desee escucharlo.

El mutismo invadirá mis horas

y los recuerdos llenaran mí soledad,

dejaré de ser un mal necesario,

para ser el estorbo diario

con quienes convivo.

Llegará ese día,

que mi figura se engrandecerá

en los recuerdos

 de quienes me acompañaron

¡pero ya no estaré más!

17/09/2022

www.sercan455.wordpress.com

El llegar a viejo trae un sinfín de pensamientos y cuestionamientos. Entre ellos, el ver aproximarse el final de nuestros días. En muchos casos,  esto ya no inquieta ni quita el sueño como solía suceder. ¡Pero sí! el volvernos invisibles ante quienes nos rodean. ¡Estamos! Pero no nos ven ni nos escuchan. Lo más triste, es que con el correr de los años, más de una vez después desearan tenernos para abrazarnos, escuchar qué consejo le daríamos, pero ya no vamos a estar.

11 comentarios en “¡Ese día! (N°642)

    1. Sí Carmiña, así es, la diferencia generacional con quienes nos rodean, el dejar de escuchar bien, en muchos casos la tecnología, el cambio de valores, las modas. Todo hace que poco a poco cuando nos volvemos mayores nos aislemos. Abrazos

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s